2 abr. 2009

Cuba, Japón y el Clásico de Béisbol


Por primera vez en la historia del Béisbol el gran equipo cubano lució desorientado y débil en comparación con sus rivales. Aunque los comentarios que hiciera el Comandante Fidel Castro son justos en cuanto a que el grupo, o llave, integrado por Japón, Corea, Cuba y México contenía a los mejores contendientes en cuartos de final; también es verdad que el que pretenda ser campeón en una competencia del más alto nivel debe de estar preparado para enfrentar a rivales de su misma talla en cualquier momento del Torneo.

Me causó tristeza ver a un ícono de mi deporte favorito caer evidentemente superado, sin embargo, tengo la esperanza de que lo mejor de Cuba está por venir, tanto en el juego como en su desarrollo económico y social.

No obstante, sería injusto desconocer el mérito que tiene Japón o el altísimo nivel que ha adquirido Corea en este deporte tan especial; como dejar de destacar el respeto que mostraron en todo momento a los fundamentos del juego, jugaron al béisbol (técnica y anímicamente) como debe de ser jugado y ganaron. El único error estratégico de Corea (dejar batear a Ichiro Suzuki en el inning 10) les costó el Campeonato.

Enhorabuena pues, para los amantes del béisbol, entre quienes me incluyo. Creo sinceramente que todos hemos ganado con esta serie.

¡El Rey ha muerto! ¡Que viva el Rey!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios