19 sept. 2008

Opinión Semanal de Edmundo Jarquín

EL PULSO DE LA SEMANA , CON MUNDO JARQUÍN

Programa de opinión del fin de semana en Radio Corporación (Sábados, 6.45 a .m y 6 p.m)
20 de Septiembre de 2008

Fibra tensa, pero no rota

La noticia de la muerte, a manos de la Policía Nacional , del joven Luis Ángel Vargas Salgado, en el municipio de La Paz Centro , León, conmovió al país, tanto por la crueldad de la misma, como por la indignada reacción de la población que destruyó las instalaciones físicas de la entidad policial.

Hay mucho que lamentar al respecto, pero también mucho que recuperar hacia el futuro.

De manera especial es importante rescatar dos hechos. Primero, la rápida reacción de las máximas autoridades policiales reconociendo el error que se había cometido, ordenando una enérgica investigación, e iniciando a través de la Fiscalía el establecimiento de las responsabilidades penales correspondientes.

Hasta aquí no habría más que reconocer de las autoridades policiales que estaban actuando de conformidad con la ley, lo que no es poca cosa. Sin embargo, hay algo para destacar: fue conmovedor ver a las máximas autoridades policiales, de manera particular a la Primera Comisionada , Aminta Granera , y al Comisionado Horacio Rocha, presentar excusas, dar el pésame y abrazar a los familiares de la víctima.

La declaración de Aminta ante la población de La Paz Centro ennoblece a la institución policial. Dijo la Comisionada que “los jóvenes (de La Paz Centro ) de alguna forma lo han dicho, que (el crimen) es expresión de una relación que ya estaba dañada, y me preocupa más reconstruir la confianza en la Policía de parte de la población y de respeto de parte de ustedes”.

Por otra parte, la reacción de los familiares y pobladores, cooperando físicamente en la reconstrucción de la instalación policial, también les ennoblece, y este es el segundo aspecto que deseábamos destacar.

Todo lo anterior forma parte de un hecho más general: la fibra que tan íntimamente ha unido a la Policía Nacional con la población, al extremo de que sigue siendo una de las instituciones del Estado más prestigiada, y que a diferencia de muchos otros países los nicaragüenses, en general, cuando encontramos a un policía, sentimos confianza y no temor, es una fibra que se ha venido tensando por diversas razones, pero no es una fibra rota.

Afianzar esa atadura de confianza entre policía y ciudadanos, como también entre fuerzas armadas en general y sociedad, es quizá la tarea de convivencia democrática de mayor importancia, y no debemos permitir que nada, ni razones de lucha contra la delincuencia y el crimen organizado, ni mucho menos razones políticas, deterioren ese gran capital político, que en medio de nuestras tantas miserias políticas y materiales, tenemos los nicaragüenses.

Ganancia de todos

Cuando a mediados del mes de agosto pasado el Presidente Ortega solicitó que quienes estábamos en la oposición le formuláramos propuestas de solución a los diversos problemas nacionales, no dejamos pasar la oportunidad. En este programa, el sábado 23 de agosto reiteramos una propuesta que ya habíamos hecho durante la campaña electoral: que se eleve el monto de exención del impuesto sobre la renta, para todos los empleados públicos y privados, que ganen entre C$50,000 y C$100,000 córdobas anuales.

Dijimos entonces que actualmente los empleados que ganan C$4,100 córdobas o menos mensualmente no pagan impuesto sobre la renta, es decir los que ganan 200 dólares o menos; pero los que ganan entre C$4,100 y C$8,300, es decir entre más o menos 200 y 400 dólares al mes, si pagan impuestos. Y la última vez que se elevó el techo de exención del impuesto fue en 1997. ¡Hace 11 años! Desde entonces la inflación acumulada ha sido superior al 100%, con lo cual se ha deteriorado el salario real de miles y miles de empleados públicos y privados.

Con nuestra propuesta, que los diputados de la Alianza MRS rápidamente la presentaron como proyecto de ley, y con un costo fiscal mínimo, se verían beneficiadas aproximadamente 55,000 familias, que representan más de 250,000 nicaragüenses.

Hoy tenemos que comentar, con satisfacción, que esa propuesta que habíamos puesto sobre la mesa desde mediados de 2006, ha pasado a la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional , y como la están respaldando diputados de todas las tendencias, es previsible que muy pronto sea aprobada. Independientemente de quién formuló inicialmente la propuesta, lo importante es que los diputados la aprueben, y el mérito será de ellos.

Si el Presidente Ortega está dispuesto a recibir más propuestas de solución a los problemas de los nicaragüenses, con gusto las haremos. Total, nos interesa Nicaragua y los nicaragüenses, nos interesan las decisiones con las que todos ganamos, como la que hemos comentado, más allá de las pequeñeces políticas y partidarias.

En tiempo de crisis, no hacer mudanza

Nunca he pedido determinar con exactitud a quién pertenece, pues la he visto atribuida en unas ocasiones a Santo Tomás de Aquino, y en otras a un Director General de los Jesuitas, la expresión que “en tiempo de crisis no hay que hacer mudanza”.

Significa, para todos los efectos prácticos, que en tiempo de crisis hay que extremar la prudencia.

Corresponde, entonces, traer a colación esa sabiduría, porque en la semana que termina ha quedado evidente que la crisis económica, cada vez más mundial, que se inició a mediados del 2007 con la crisis hipotecaria en los Estados Unidos, no ha tocado fondo, y que tiempos malos vienen para el crecimiento económico, y otras variables, como la inflación, a nivel internacional.

Aunque somos una economía pequeña, o quizá por eso mismo, no vamos a quedar inmunes frente a las consecuencias de esa crisis, principalmente cuando el epicentro de la misma es los Estados Unidos, el principal destino de nuestras exportaciones y la principal fuente de las remesas que reciben uno de cada cinco hogares nicaragüenses.

Los discursos, como el del Presidente Chávez de Venezuela, sobre la “crisis del sistema capitalista”, ni explican, ni ayudan a enfrentar las consecuencias de esa crisis. Ojalá que el Presidente Ortega tenga frente a este tema la misma prudencia que tuvo cuando la semana pasada Chávez expulsó al Embajador Americano y, en esa ocasión, como esperamos lo haga ahora, no actuó de segundón del Presidente venezolano. No olvides visitar el portal de Nicaragua "Nicaragua al día", emisoras nicas en línea, noticias actualizadas y foros:
http://nicaragualdia.foroactivo.com/portal.htm

1 comentario:

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios