8 sept. 2008

Carta de Enrique Sáenz (Presidente MRS)

Estimados compañeros y compañeras, a continuación me permito transmitirles un conjunto de informaciones y consideraciones con la intención de que puedan ser útiles a nuestros debates y acciones:

La resolución sobre la personalidad jurídica del MRS continúa pendiente dado que la Corte Suprema de Justicia, a pesar de que se ha vencido el plazo, sigue sin pronunciarse sobre el Recurso de Amparo que presentamos en contra del arbitrario despojo de nuestra personalidad jurídica por parte del CSE. Si bien existen diversos rumores sobre la posibilidad de que se restituya nuestro derecho a participar en las elecciones municipales, a esta fecha no se dispone de elementos suficientemente creíbles sobre esa posibilidad.
No obstante, como ya se ha repetido, debemos estar preparados para cualquiera de los dos escenarios: que la Corte resuelva positivamente; o bien, que no resuelva o resuelva negativamente. En cualquier caso, hay un límite legal para ese pronunciamiento que es la fecha de inicio de la campaña electoral: el 25 de septiembre.

Seguimos insistiendo ante la Corte sobre la obligación jurídica de emitir sentencia, aún cuando estamos claros de que cualquier fallo será de naturaleza política y no jurídica, pues como se ha demostrado de manera fehaciente la resolución del CSE carece del más mínimo fundamento legal pues el MRS cumplió con todos los requisitos contemplados en la Ley Electoral. Hemos recibido información confiable de que la decisión política de cancelar nuestra personalidad jurídica fue adoptada por los pactistas con bastante anticipación a su materialización y contó desde el principio con el acuerdo directo de Arnoldo Alemán. Sin embargo, realizaremos nuevas acciones de presión a los magistrados.

A la par de las acciones ante la CSJ, hemos presentado una petición a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y estamos a la espera de su reacción. El caso también ha sido asumido por el Secretario General de la OEA.

Conocemos el empeño de nuestros adversarios políticos por aprovechar la situación existente para intentar desmoralizar a nuestros candidatos y miembros, o bien seducirlos o chantajearlos con promesas de participación, prebendas, candidaturas o pretendidas alianzas. En el caso del danielismo, por supuesto, su voluntad es destruir nuestra organización. Fracasarán en su empeño pues en condiciones más adversas, el MRS ha sobrevivido y emergido con mayor fuerza y vitalidad. De hecho, en el año 2000 los mismos pactistas también conspiraron para borrarnos del mapa y cancelaron nuestra personalidad jurídica, pero no lograron destruirnos. Ahora somos la principal –más bien la única- fuerza de oposición al régimen Ortega-Alemán y con seguridad la única opción de cambio para Nicaragua. De ahí el afán compartido de ambos cabecillas por aplastarnos.

Sabemos también de la existencia de presiones y rumores sobre la posición del MRS frente al proceso electoral. Aún cuando no tenemos dudas sobre la solidez de nuestras estructuras, es previsible que en casos aislados algunos compañeros puedan ser sorprendidos, o flaquear ante amenazas o presiones, por consiguiente es pertinente reiterar la posición oficial del partido: nuestra prioridad es la lucha por nuestra personalidad jurídica y nuestro derecho a participar en las elecciones, para ello estamos agotando los cauces institucionales establecidos. El MRS no tiene negociaciones de alianza o acuerdos de apoyo con ninguna organización política. En este sentido, ningún acuerdo a nivel departamental o municipal se encuentra autorizado. En su momento y de confirmarse nuestra exclusión del proceso electoral, el Consejo Nacional es el órgano competente para definir la posición del partido y será convocado en su oportunidad.

En todo caso, frente al proyecto dictatorial de Daniel Ortega lo fundamental es la defensa de la democracia y de los derechos y libertades públicas, y este es un desafío que debemos afrontar con personalidad jurídica, o sin personalidad jurídica. El papel de los CPC como instrumentos de control social y represión política; la manipulación de las instituciones del Estado como mecanismos para repartir castigos o impunidades y para recoger coimas o promover negocios turbios (el poder judicial, la Contraloría General de la República, la fiscalía); el uso clientelar, corrupto, turbio y prebendario de los fondos de la cooperación venezolana; la persecución a periodistas o artistas independientes; el chantaje y presiones a los medios de comunicación; forman parte del arsenal que amenaza nuestras libertades y que de afianzarse, también amenazará nuestra integridad física y la paz.

En este sentido, nuestra visión y acción política deben situarse en una perspectiva de largo plazo en la cual nuestro propósito central es combatir y desplazar a los grupos mafiosos que han capturado los poderes del estado, conduciendo al país nuevamente al precipicio de la confrontación, la persecución y la exclusión. De consolidarse este proyecto se cancelan las posibilidades de progreso del país y se condena los pobres a mayor miseria y a los sectores medios a un creciente empobrecimiento.

Frente al miedo que empieza a amordazar a distintos sectores de población y frente al contubernio con el poder danielista de otras fuerzas políticas, el MRS ha emergido como la única fuerza de oposición. Somos la única esperanza de cambio. Ello exige ampliar nuestro horizonte de lucha y el alcance de nuestros objetivos y nuestras actitudes. No somos un partido marginal, condenado a la persecución o a la oposición permanente. La gente nos acoge con simpatía. De nosotros depende transformar esa simpatía en apoyo, el apoyo en participación y la participación en fortalecimiento político y organizativo. Nuestros adversarios quieren destruirnos porque somos la única amenaza a su proyecto antidemocrático.

En este contexto, nuestras tareas principales siguen siendo:

* fortalecer nuestra organización y nuestra cohesión política;
* luchar por derechos básicos de la población como el empleo, los salarios, los alimentos, la educación, la salud, y en contra de la carestía de la vida;
* proyectar nuestra presencia, liderazgo y acción a nivel territorial, local, municipal, departamental y nacional;
* ampliar nuestros vínculos con organizaciones sociales y gremiales;

A estas tareas estamos todos comprometidos, en todos los niveles.

Nuestra voluntad, nuestra vocación y nuestra determinación es asumir el gobierno para cambiar las cosas y ofrecer a los nicaragüenses un rumbo de progreso, dignidad, bienestar y paz.

¿Quiénes màs pueden hacerlo? ¿El danielismo? ¿El arnoldismo? ¿Los migajeros de los pactistas? Somos nosotros. El MRS. Tenemos la capacidad, el capital moral y la oportunidad histórica. Cada uno de nosotros debe transformarse en un líder y en un promotor permanente. Nuestro compromiso es con el futuro del país, en particular con los más débiles. El futuro empieza hoy. Enfrentémoslo!

Abrazos,

Managua, septiembre 4 del 2008
No olvides visitar el portal de Nicaragua "Nicaragua al día", emisoras nicas en línea, noticias actualizadas y foros:
http://nicaragualdia.foroactivo.com/portal.htm

1 comentario:

  1. Creo que e MRS será una fuerza que Daniel tratará de borrar. Pero el peor de los enemigos del MRS son los siguientes:
    1.- Indecisión. No tiene una propuesta contundente, los vimos marchando con Montealegre y recibiendo su apoyo. Ahora llaman a votar nulo, lo que inequivocamente ayuda a Daniel.
    2.- Falta de trabajo en las bases. El MRS ha podido ampliarse en Masaya, Carazo y Managua (pero no mucho). Pero carece de profundidad en el apoyo de la gente. Esto se debe de manera directa que no plantea un trabajo de formación de liderazgo.
    3.- Luchas internas. Al igual que los otros partidos tiene pugnas internas, hay celos. Eso se percibe desde afuera.
    Quisiera que el MRS tomará fuerza, pero solamente la tomará por la inercia de la caida de Ortega y no por logro de su liderazgo.
    No solo con buenas intenciones se logran las cosas, hay algo más que le falta al MRS.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios