9 jun. 2008

Comentario Semanal de Edmundo Jarquín

EL PULSO DE LA SEMANA, CON MUNDO JARQUÍN

Programa de opinión del fin de semana en Radio Corporación

7 de junio de 2008

Hola, les habla Mundo Jarquín. A partir de hoy, este programa se trasmitirá dos veces todos los sábados. A las 6.45 de la mañana, y a las 6 de la tarde, aquí, en su radio Corporación.

Esta semana tenemos varios temas para comentar. Seremos, por tanto, lo más breve posible en cada uno de ellos.

¿Cuál es la diferencia?

Esta semana, estando en Medellín, Colombia, con motivo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), pude encontrarme con muchos funcionarios, dirigentes políticos y periodistas, de todo el continente.

Además de temas políticos específicos, como el conflicto entre Colombia y Ecuador, lo que dominaba las conversaciones de los pasillos de la Asamblea, era el impacto de los precios del petróleo que estaba conduciendo a que en países, como Chile, de gran éxito económico y con gran solvencia financiera, hubiese huelgas de transportistas.

En Nicaragua tuvimos una huelga de transportistas hace pocas semanas. Pero hay una diferencia. Mientras en otros países, esas huelgas de transporte causadas por el precio de los combustibles resultan enojosas, molestas, antipáticas, porque dificultan a los ciudadanos llegar al trabajo, a la escuela, a la universidad, al hospital, al mercado, en Nicaragua la reciente huelga de transportistas tuvo gran simpatía ciudadana.

¿Por qué?

Porque los ciudadanos, por encima de las dificultades a que les sometía la huelga de los transportistas, hicieron una lectura política: era una huelga por precios del combustible, se dijeron muchos ciudadanos, pero también era una huelga contra un gobierno que está fracasando estrepitosamente.

Bien haría el Presidente Ortega en hacer la misma lectura, y rectificar. Si es que sabe, entre viaje y viaje, lo que está pasando en el país.

Límites de la justificación

En menos de una semana de “desenmarañó” la trama financiera de las famosas “casas para el pueblo”, y se “enmarañaron” los voceros del gobierno que intentaron explicar la “maraña”.

Veamos lo ocurrido.

Los medios de comunicación descubren que se están construyendo, en el centro sísmico de la vieja Managua, 900 viviendas para se inauguradas, el día de la Madre, dijeron unos, o en el aniversario de la revolución dijeron otros. Cuenten bien, amigos y amigas nicaragüenses: con 900 viviendas, llamadas “para el pueblo”, se beneficiarían 900 familias es decir, entre 4000 y 5000 personas, y probablemente nadie entre ustedes estará entre los beneficiados.

Después se descubre que las viviendas están siendo construidas por una compañía propiedad del Tesorero del FSLN y, además, Presidente de Petronic, la empresa que maneja la cooperación venezolana.

Siguiente, el Asesor Económico y Financiero del Presidente de la República, ex Comandante Bayardo Arce y ahora destacado empresario, dice que se trataba de una inversión privada, con recursos de Venezuela y que por tanto no debía estar sujeta al escrutinio público y de la Contraloría General de la República.

Finalmente, se descubre que las tales “viviendas para el pueblo” habían sido financiadas con un préstamo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Déjenme, amigas y amigos nicaragüenses, comentarles dos cosas:

Primero, el costo de esas viviendas, que favorecerán máximo a 5,000 nicaragüenses, equivale a casi a todo el subsidio del transporte público de Managua, del cual se benefician diario 800,000 nicaragüenses. Usted, ¿qué preferiría, beneficiar a 800,000 nicaragüenses, sin distingo de color político, o a 5,000 partidarios del gobierno? Me imagino su respuesta, y lamento decirle que el gobierno del Presidente Ortega no está de acuerdo con usted.

Segundo, esas viviendas están siendo financiadas con recursos que a lo largo de toda una vida laboral han acumulado centenares de miles de trabajadores, activos muchos, jubilados también muchos. ¿Es justo, acaso, que se expongan las pensiones de jubilación y las coberturas de salud e invalidez, de esos miles de nicaragüenses, por un capricho partidario? Pues eso es lo que está ocurriendo….y el gobierno, muy bien, muchas gracias.

Víctima o socio

La decisión del Consejo Supremo Electoral de entregar al FSLN y a la ALN, subordinada sin duda del FSLN, el control de los Consejos Electorales Departamentales y Municipales, era cosa cantada. El PLC del expresidente Alemán se ha quedado, como se dice popularmente, oliendo el dedo.

Nada nuevo. De todos es conocido que en el pacto de Alemán y Ortega, este último se ha llevado la tajada del león.

Lo que no resulta creíble es que ahora el expresidente Alemán pretenda hacerse la víctima de otra injusticia. Está, dónde el buscó estar. El era Presidente, y nadie le había abierto ningún juicio por corrupción, cuando decidió entenderse con Ortega en torno a componendas antidemocráticas y corruptas.

La única manera que el expresidente Alemán tiene para liberar a su partido y al país de la hipoteca que les tiene impuesta Ortega, es desafiarlo y aceptar ir a la cárcel.

Mayor fue el testimonio que dieron los que lucharon contra la dictadura de los Somozas y, también, quienes por sus convicciones, se desgarraron en la guerra civil de los ochenta.

Hoy, ni Ortega representa a quienes luchamos contra el somocismo, ni Alemán a quienes levantaron las banderas del antisandinismo. ¡Qué triste!


Otra perla del Consejo Supremo Electoral


Trascendió esta semana que Elías Chévez, Secretario del FSLN de Managua, había sido removido de su cargo.

¿Se ha ocupado el Consejo Supremo Electoral por saber si en ese recambio de autoridades dentro del FSLN, se han cumplido los estatutos de ese partido?

No es un tema menor. Se trata del principal dirigente, en el partido gobernante, en el principal Departamento del país.

Mientras el CSE se hace la vista gorda, en el caso del partido de Ortega, ha procedido con inusitada decisión a privar de la personería jurídica al MRS, al PC y a dos agrupaciones regionales, mientras la conserva a todos los aliados del Orteguismo, así hayan obtenido menos votos que la suma de los familiares de sus “dirigentes”.

Volver al pasado

Esas arbitrariedades del Orteguismo nos están haciendo volver al pasado.

La inmensa mayoría de la población de Nicaragua es joven y, por tanto, tiene, poco pasado. El deber de quienes ya peinamos canas, es enseñárselo, para que no lo repitan. Los nicaragüenses tenemos pocas razones del pasado, las hay, pero pocas, de las cuales ostentar orgullo.

Menciono lo anterior, a propósito de las decisiones del Consejo Supremo Electoral, que he comentado, y de un hecho que me ha conmovido. Dora María Téllez, que convocó las simpatías del mundo hace treinta años, cuando como una de las comandantes de la escuadra guerrillera que tomó el Palacio Nacional puso de rodillas a la dictadura, mostró, por encima de una pañoleta que le cubría la boca, sus serenos ojos juveniles cargados de ojeras de desvelos, se ha puesto en huelga de hambre para protestar por la decisión del Consejo Supremo Electoral de iniciar la cancelación de la personería jurídica del MRS.

Nunca, los que luchamos contra la dictadura de Somoza, pensamos que tales testimonios de valor, indignación y moral, como los que nos está dando Dora María, tendrían que repetirse.

Que tales cosas ocurran, y desde un testimonio de la calidad de Dora María Téllez, solamente se explica porque Ortega, igual que en 1978 Somoza, ha llegado a cúspides de arrogancia que solamente pueden conducir a límites de conflictos que los nicaragüenses no quisiéramos repetir.
No olvides visitar el portal de Nicaragua "Nicaragua al día", emisoras nicas en línea, noticias actualizadas y foros:
http://nicaragualdia.foroactivo.com/portal.htm

1 comentario:

  1. carlos , es este tu comentario personal, o solamente una publicacion de el Sr. jarquin ?

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios