13 dic. 2007

¿Guerra sicológica?

Recibí un correo muy interesante de una amiga venezolana, que perfectamente puede aplicar a la situación actual que vive nuestro país, en especial la población que presencia el desmoronamiento de la clase política tradicional (conste que difiero grandemente del concepto de que el problema, en los casos de Chávez y Ortega, sea el deseo de instaurar el Comunismo).

Esto ya lo hemos vivido y aplicado en su oportunidad, diversionismo ideológico debidamente modificado, no solamente utilizado por Chávez, Daniel o Fidel (como el mensaje podría hacer pensar); es elemento táctico constitutivo de las estrategias globales en períodos de guerra, lo usan los gringos, los rusos y cualquier otro ejército bien entrenado.


El mensaje en cuestión dice:

NO SUBESTIMES AL ADVERSARIO (Conoce sus estrategias)

Chavez es un individuo intensamente manipulado por el gobierno de La Habana, en una dependencia absoluta. Es una delegación total, obsesiva y exclusiva a La Habana, cuya aceptación -por parte de Chávez- también fue trabajada psicológicamente.

En esto, debemos reconocer que el equipo de Castro se ha caracterizado por cuidar en extremo de los impulsos psico-sociales de su propio pueblo. La inteligencia cubana ha tenido que estudiar y aplicar normas de 'Destrucción Mental y Ataque Psicológico', prácticas meticulosamente meditadas y archivadas por los comunistas europeos durante todo el siglo XX. Todo esto está comprendido en la celebre 'Guerra Psicológica Revolucionaria' , que los cubanos conocen suficientemente, hacia adentro. Los comunistas cubanos están conduciendo el 'proceso' revolucionario de Hugo Chávez, para dejar de ser un gobierno revolucionario y pasar a ser una nación revolucionaria en su totalidad. No han de ser revolucionarios solo los órganos del Poder Público, la Fuerza Armada Nacional, algunas instituciones y escuadrones civiles. No. Deberán ser revolucionarios la totalidad de los habitantes, sus costumbres, sus inquietudes, sus labores, instituciones y el Estado nacional, estadal y municipal. La revolución habrá de reinar en todo, no solo 'gobernar al Estado'. Pero para ello, es absolutamente necesario aplicar Operaciones Psicológicas intensas y sucesivas, hasta lograr la ADAPTACIÓN, voluntaria o semi-voluntaria de
todos los venezolanos.

'Conócete a ti mismo':

Lo que no podemos permitir es: que para la resistencia opositora, la 'tormenta' se convierta en una Convicción de Tormenta Desfavorable, pues ésto resultaría un éxito parcial en la aplicación de las operaciones psicológicas revolucionarias. Por el contrario, recordemos que en Judo debemos aprender a usar siempre el útil impulso enemigo para desviarlo y emplearlo en contra del agresor. Tras el Paro Cívico, es precisamente lo que está intentando hacer nuestro agresor. Sigámoslo haciendo nosotros también, llevamos ventaja estratégica.

Sabemos que para muchos es difícil entender todo esto así, o conformarse con ello: he ahí el truco y el peligro a la vez. Pero a la Opinión Pública Venezolana le están intentando aplicar un intenso Ataque Psicológico, en medio de esta 'tormenta'. Por ello, para este segmento de la resistencia, exponemos algunas normas indispensables:

Batalla Psicológica, Memorandum:

1. El comunismo necesita imperiosamente neutralizar o silenciar a las mayorías. Son su peor y mortal obstáculo, aunque no parezca.

2. La revolución ha montado una calculada guerra psicológica, y procura disimularla con un señuelo de 'guerra convencional abierta-represiva' (Open-reprisal lure).

3. El régimen revolucionario esta intentando provocar, en la resistencia opositora, el conocido proceso en línea de Psy-War: CONFUSIÓN-DECEPCIÓN-FRUSTRACIÓN-ADAPTACIÓN.

4. En este segmento, el régimen aplica un ataque psicológico de 'Destrucción de la Mentalidad Despierta'. Necesita y le es vital una APATÍA POR DECEPCIÓN en la oposición que no logra conseguir, porque ese proceso es y debe ser constantemente obstaculizado.

5. Manipulación de la Leyes: Esta técnica de operación, muy usada en Cuba, no visa como objetivo principal una 'ventaja legitimatoria' de las acciones revolucionarias, lo que procura con afán principal es la sensación de decepción-frustración en el adversario. Esta 'ventaja legitimatoria' es puramente alevosa, inexistente y virtual, opera al contrario y disminuye cualitativamente la cohesión en las bases de quien lo aplica. Suele ser una técnica psicológica de alto costo político.

6. Ocultar la Reacción Neurálgica: El régimen revolucionario sabe que pisa arenas movedizas y busca ocultarlo. Para ello acelera el intento de DESMORALIZACIÓN de quienes ya han reaccionado (De aquí el termino de ESCUALIDOS, sinónimo a Escasos, Poquitos), porque sabe que la perseverancia activa en la reacción es detonante para quienes son NEURÁLGICOS a su estabilidad y no han reaccionado aun plenamente (pilares de soporte). El régimen teme el contagio por reacción, porque, mientras su proceder otorga mayores razones y argumentos, el detonante sigue encendido.

7. Estamos en una Guerra de Sensaciones : El régimen esta atacando todas las áreas: Gente de Petróleo, Militares Democráticos, Fuerza Armada Nacional, Sociedad Civil, etc., para que los opositores experimenten la sensación de que no hay más nada que hacer, que no tienen salida, que esta guerra la pierden o para que lancen el último cartucho de 'honrilla'. Pura sensación para desmoralizar y ocultar la reacción restante.

8. En la medida en que las personas de la resistencia opositora permitan que el ataque psicológico las afecte, la revolución comenzaría a 'ganar', y en la medida en que el espíritu de las personas en resistencia se mantenga firme y decidido a que de esto saldrán fortalecidos, aunque económicamente empobrecidos, lograrán los objetivos.

9. Las personas en resistencia seguirán luchando, cada uno desde su entorno, con perseverancia, sin miedo y con inteligencia, pero -por encima de todas las cosas- con la seguridad de que están ganando, a pasos muy lentos pero seguros. No se debe permitir que algún espíritu decaiga o sea víctima de la Operación Psicológica revolucionaria, ayudar a elevarlo inmediatamente es una acción estratégica.

10. Ganar por Jaque simple: Las Operaciones Psicológicas buscan tácticas que le permitan ganar por Jaque simple, sin tener que llegar al difícil Jaque Mate. Es decir, inducir en el adversario una
sensación de derrota virtual que le otorgue al atacante la rendición práctica del adversario. Desmoronar la Fortaleza y Valor Interno del resistente: De lo que se trata es de extinguir y eliminar la VOLUNTAD DE LUCHAR que posee el adversario, aquí está el centro de toda lucha. Por eso los ajedrecistas (estrategas en tablero) siempre dicen: 'No se pierde hasta que se llega a la ultima contienda'.

11. Conócete a ti mismo: Es preciso también conocer tus potencialidades. La resistencia opositora lleva en sí valiosísimas ventajas en la lucha contra la tiranía y es muy importante para el régimen que los venezolanos en resistencia no tengan conciencia de ello, que no reconozcan la dimensión de sus potencialidades.

NUESTRAS FORTALEZAS :

La resistencia en Venezuela posee: Argumento, Verdad y Razón, Moral, Unidad, Interés Común y Fervor Patriótico, Convicción, Voluntad de Lucha, Necesidad de Triunfo, Coraje y Sacrificio, Capacidad de Construcción de un Nuevo País, Inteligencia, Información y Comunicación, Capital Humano, Solidaridad, Disciplina, Táctica, Fe de Estrategia y Claridad de Objetivo, Conciencia de Ventaja, Conquistas Moralizantes, entre otras muchas potencias.

Es precisamente en este momento que, los ciudadanos civiles, debemos tener más presente el objetivo inmediato del régimen revolucionario:

La aplicación del conocido proceso en línea de Psy-War:

CONFUSIÓN-DECEPCIÓN-FRUSTRACIÓN-ADAPTACIÓN.

Y así mismo, debemos tener en cuenta que, en la extensa masa crítica de resistencia opositora, todavía la operación revolucionaria no logra hacer que se introduzca de lleno -ni mucho menos- en la primera fase: de la CONFUSIÓN a la DECEPCION. En esta línea de Psy-War está la batalla estratégica de los civiles, y nuestro escenario: LA CALLE.

De esta manera, sin optimismos infundados, la resistencia debe estar muy animada y la extensa ciudadanía en resistencia no debe permitir que otros colaboren -aun siendo de buena fe- con mensajes de tendencia confusa, decepcionante o frustrante. La desesperación desequilibrada es síntoma de estas tendencias. ¡OJO AVIZOR!...o sea MOSCA !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios