3 dic. 2007

El triunfo del NO en Venezuela:


Por la trascendencia que tiene en la actualidad nicaragüense el quehacer político de Venezuela, hemos venido dando seguimiento a la discusión acerca de un Referendo mediante el cual Hugo Chávez pretendía Reformas Constitucionales que le garantizaran la permanencia en el Poder a perpetuidad.

En fechas recientes la juventud venezolana se volcó a las calles ejerciendo presión en contra de las pretendidas reformas y su digna lucha logró un resultado inesperado para todos: el triunfo del No a dichas reformas. Este triunfo resulta inesperado porque conocemos que Chávez ha logrado mantener un discurso y quehacer cotidiano de carácter populista, dirigido a mantener satisfechas a las grandes mayorías pobres de Venezuela; al mismo tiempo, Chávez tiene absolutamente desarticulada a la oposición y goza de un control absoluto de todos los Poderes del Estado; por último, Chávez cuenta con recursos económicos casi ilimitados para ejercer campañas de opinión (como en efecto lo hizo) a favor de sus "propuestas políticas". Entonces, ¿Qué fue lo que pasó?

En primer lugar considero que Chávez se ha confiado al creer que su "base social - electoral" ha permanecido inamovible desde sus últimas victorias en consultas populares, de esa manera Chávez cometió el "error" de permitir una observación amplia y profunda del proceso, que no le ha permitido a él mismo maniobrar fraudulentamente para variar sus resultados. Hugo Chávez realmente creyó que su propuesta era invencible.

El segundo error mortal cometido por Hugo Chávez ha sido la amenaza pública que lanzó a la oposición advirtiéndoles que si guerra querían, la obtendrían. Chávez dijo estar dispuesto a aplastar a la oposición con las armas si era necesario. Este discurso arrogante y prepotente, lejos de brindar confianza a sus seguidores, logró despertar el miedo; era innecesario decir algo que es evidente a la luz de las represiones que venía ejerciendo en contra del movimiento estudiantil, todos sabemos que Chávez está siempre dispuesto a reprimir a la oposición por medio de sus fuerzas armadas. Muchos votantes por el SI no acudieron a las urnas y están dentro del 44% de abstencionismo registrado, Chávez les infundió el miedo que les retuvo en sus casas.

Un tercer momento digno de análisis es el hecho de la constante y permanente movilidad de Chávez en la arena internacional, bien dice la sabiduría popular que no puede andarse en dos caballos a la vez o usar al mismo tiempo dos sombreros. Los venezolanos están cansados de ver cómo sus riquezas están siendo utilizadas para crear un movimiento internacional del que ni siquiera ellos mismos están claros, las victorias de Evo Morales, Daniel Ortega y Rafael Correa lejos de fortalecer a Chávez le están debilitando, existe una evidente falta de credibilidad en cuanto a la capacidad de Venezuela para cubrir las necesidades de esos tres países cuando dentro de la misma Venezuela existe abundante pobreza y marcadas diferencias sociales que no han podido ser resueltas en dos períodos de gobierno chavista. Mientras Hugo Chávez gana adeptos en Cuba, Bolivia, Ecuador o Nicaragua, los pierde en Venezuela.

El Socialismo del Siglo XXI es un absurdo carente de sustento ideológico real, no puede estar basado en las doctrinas socialistas desaparecidas con la caída del bloque socialista y el fin de la guerra fría (si así fuese sería una concepción muerta desde antes de su proclamado nacimiento), no es el producto de un grado de conciencia social alcanzado por la sociedad venezolana en su conjunto y ni siquiera tiene base doctrinaria conocida. En buen nicaragüense podemos decir que el Socialismo del Siglo XXI es "arroz con mango".

Mi criterio particular es que tras la promoción de tantas bondades y utopías pseudosocialistas se encubre el más vil y mundano enriquecimiento ilícito de los ya mencionados gobernantes, en una burda patraña sociopolítica que se aprovecha de la imagen arcaica de Cuba (más bien de Fidel Castro) como último bastión de lo que antes fuera un movimiento que infundió verdaderas esperanzas a los pobres de la tierra.

Así como suelo afirmar que Daniel Ortega no es ya revolucionario (mucho menos Sandinista) también puedo decir que Hugo Chávez no es, y nunca será, un verdadero Comunista. La relación Chavez - Fidel es una de mutualismo económico y político, mientras Fidel obtiene auxilio económico para Cuba, Chávez recibe en préstamo una ideología para alzarla como bandera que justifique sus desmanes.

Es una lástima que con la edad Fidel haya perdido de vista el daño que causa a su propio país apoyando a Chávez, la imagen de Cuba es odiada por una buena parte de los venezolanos que desconocen los verdaderos alcances de la Revolución Cubana y la magnitud de sus logros en materia social; del mismo modo se ha ensuciado la imagen del Che y (ya en nuestro país) la imagen del Sandinismo. Hugo Chávez y sus locuras excéntricas están terminando de matar el sueño socialista. ¿Será por esto, acaso, que los Estados Unidos no hacen nada para detener a Chávez?

Por último, es necesario destacar que el triunfo del No en Venezuela ha sido un éxito rotundo de la Juventud Venezolana y aquí encontramos otra contradicción que nos pone de cara a la realidad de Hugo Chávez: La Juventud es la manifestación real y espontánea del espíritu rebelde y revolucionario por excelencia. Los políticos quedaron atrás en Venezuela, una vez más estuvieron a punto de "entregar la valija" mientras recomendaban no acudir a las urnas para no legitimar el fraude que Chávez presumiblemente cometería en el Referendo. Así fue que lograron que Chávez hoy ostente un Poder omnímodo, abandonando el país a su suerte.

En su oportunidad me aproximé a opinar en foros venezolanos que esa no era la salida, que tenían que votar y defender su voto a capa y espada, el presente resultado me ha dado la razón. Hoy día mi consejo para los valientes jóvenes venezolanos es que, pasada la euforia de este merecido triunfo, se incorporen activamente en la conformación de su propia fuerza política y se enfrenten en la arena democrática en contra del Autoritarismo Chavista y la Indolencia de los Políticos Tradicionales.

El triunfo de la Juventud Venezolana debe traducirse en la creación de un Proyecto de Nación Joven y Renovador que involucre a todos los estratos sociales y que les permita el verdadero disfrute de las riquezas naturales que poseen.

1 comentario:

  1. Muchisimas gracias por estas bellas expresiones de solidaridad y apoyo a Venezuela.
    Nicaragua, pais hermano mi sincero agradecimiento, toda latinoamerica merece unos gobiernos que piensen mas en la gente y menos en ideologías trasnochadas o personalistas.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios