22 oct. 2007

Entrevista de un nica a un opositor venezolano:

Teodoro Petkoff “desmenuza” al líder venezolano

“Chávez no es aún dictador”

*** Encuentro con veterano guerrillero y luchador socialista, defraudado de todas las formas de lucha “revolucionarias” vistas hasta ahora
*** Presidente de su país no se parece todavía a Fidel ni a Stalin, ni siquiera al Ortega autoritario de los 80, señala
*** La broma y la multa bárbara, y más alusiones a la abortada revolución sandinista con “su policía política desagradable”

Foto
Talcualdigital/END.- El férreo crítico del gobierno de Chávez, Teodoro Petkoff.
Por el momento no existe una figura en Venezuela que rete el liderazgo del presidente Hugo Chávez, dice Teodoro Petkoff, un veterano luchador político venezolano que ha sido candidato a cargos públicos --inclusive la presidencia--, en diferentes épocas. Acompañó al candidato opositor Manuel Rosales durante los últimos comicios y obtuvieron el 40% de los votos.

Petkoff resulta un contrincante duro e incómodo por donde se le vea, y la lucha que le ha planteado a Chávez es sin cuartel. En ningún momento le concede al actual presidente de Venezuela la calidad de líder revolucionario.

Amplio conocedor de nuestro país por haber seguido de cerca la revolución de los años 80, plantea que en Nicaragua el sandinismo surgió de un proceso revolucionario, mientras que en su país tienen un régimen bonapartista, con las Fuerzas Armadas controladas por el gobierno, de acuerdo con el modelo soviético, un componente de burguesía bolivariana y una masa para maniobrar.

“En los años 80 Ortega fue autoritario, autocrático, con (una) Policía política desagradable, pero nunca llegó a parecerse a Cuba”, dice este economista descendiente de padre búlgaro y madre polaca, que durante sus años juveniles adversó con las armas a diferentes regímenes de derecha de su país, antes de abrazar a la socialdemocracia.

Lo de Chávez no es una revolución como la sandinista, agrega, porque su gobierno es el heredero de un proceso democrático en Venezuela que arranca con la caída del gobierno de facto de Marcos Pérez Jiménez en 1958.

Sandinismo actual es otro

Petkoff hace un paréntesis y aclara que aunque el sandinismo regresó al poder por medio de los votos, no es el mismo de los años 80, porque el actual ejecutó una alianza amoral con el partido derechista de Arnoldo Alemán.

¿Es Chávez un dictador? Petkoff asegura que todavía no, pero que está desarrollando un modelo preautoritario y no deja de preocupar en Venezuela la creación de una milicia de 100 mil hombres previamente “filtrados” y partidariamente leales.

Según Petkoff --también director del diario Tal Cual, con una línea exclusivamente editorial inclusive en la portada--, esa tropa irregular ha sido promocionada como la que ayudará a Venezuela a defenderse de una inexistente invasión norteamericana. Señaló que lo que realmente busca Chávez es protegerse del Ejército bajo su mando, en el que no confía plenamente.

¿Dictadura? Sacude la cabeza y dice rotundo: “No, no es dictadura. Chávez no es Fidel ni Stalin, ni siquiera Ortega en los 80. Se parece hasta ahora más al PRI (de México) que a Fidel. Hay elementos fascistoides en aparato militar y paramilitar que actúa en ocasiones especiales, aunque no quiero decir que sea Hitler”.

Al igual que a otros venezolanos opositores al presidente Chávez, a Petkoff le preocupan las reformas a la Constitución que --admite-- pueden ser aprobadas el 2 de diciembre próximo, porque proclaman la construcción del socialismo pese a la oposición de gran parte de la sociedad venezolana.

“No conozco ninguna versión socialista buena”, aclara, y plantea que no se puede desaparecer el capitalismo “aunque sea por el momento”, porque hasta los chinos descubrieron su inmenso poder creativo y a la vez destructivo.

Petkoff nos recordó en parte la experiencia nicaragüense de los años 80, al señalar que Chávez quiere crear una cultura oficial, estatizar la educación primaria y secundaria y utilizarla como aparato de formación ideológica, eliminar la autonomía universitaria y hegemonizar los medios de comunicación, lo que ya ha logrado.

A criterio de don Teodoro, el dominio sobre los medios de comunicación está avanzado, debido a que el presidente Chávez tiene bajo su control seis cadenas de televisión, un montón de radioemisoras y unos setenta periódicos “muy obscenos”. Por otra parte, se ha procurado la eliminación o intimidación de los medios de oposición, sin dar al mundo una imagen de abierta censura.

La broma y la brutal multa

El propio Tal Cual de Petkoff y otros socios fueron multados en febrero de este año con 50 mil dólares, por publicar una carta con sentido humorístico, dirigida a Rosinés, la menor de las hijas de Chávez, que el mandatario menciona mucho en sus diarias e interminables alocuciones en “Aló Presidente”.

Petkoff rememora que la misiva fue hecha por el humorista Laureano Márquez, y pedía a la niña, que tiene nueve años, hiciera entrar en razón a su padre para que fuera más tolerante con la oposición.

El propio Chávez ha hecho popular a su hija, señala Petkoff, porque aparte de mencionarla mucho, la muestra como su consejera política, al punto de recomendarle en una ocasión que hiciera cambios en una estatua ecuestre, porque el caballo tenía el cuello torcido.

La multa fue pagada con el apoyo del pueblo, ya que era exorbitante para el humorista y para cualquiera de los trabajadores de Tal Cual, que nunca hubieran podido cancelarla con su salario.

Petkoff se sigue considerando un hombre de izquierda, y recuerda que perteneció al Partido Comunista, que fundó el Movimiento al Socialismo (MAS) y que ahora desde el diario que dirige, vende opinión de forma divertida e irreverente, pero seria.

¿Hay opciones en Venezuela? Para Petkoff, a Manuel Rosales, el candidato opositor del segundo lugar en las pasadas elecciones, le falta todavía madurar.

Señala que Chávez preside un gobierno no represivo, pero sí opresivo, de miedo. “Chávez está en el poder porque no hay alternativa”, dice, y ante la pregunta de que si sería mejor un gobierno de derecha, se apoya en un personaje del novelista George Orwell de su novela “1984”, en la que describe a un régimen totalitario y controlador por excelencia. “No quisiera llegar a la opinión de tener que brindar por el pasado”, precisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios