9 oct. 2007

El Che Guevara:




Ha sido ejemplo de muchas generaciones de jóvenes revolucionarios alrededor del mundo. Su imagen evoca y representa los mejores valores humanos idealizados desde la perspectiva del pobre, del oprimido, del incomprendido y del rebelde (con causa o sin ella); estos valores esencialmente son: la honestidad, amor al pueblo, nacionalismo, anti imperialismo, internacionalismo proletario y la dignidad.

El Che convertido en héroe y divinizado por la multitud puede servir hoy día de ejemplo para valorar todo lo que no tienen los revolucionarios actuales "Chávez", "Ortega" y el mismo "Fidel"; el apego al Poder, a las riquezas materiales, el acomodamiento, los Mercedes Benz... La mística revolucionaria escasea por todos los rincones de aquellos países que ahora pregonan su ejemplo e izan su bandera.

Los anhelos libertarios del Che continúan vigentes, su lucha es aún actual, el enemigo es el mismo multiplicado por cien; ahora no solamente el imperio norteamericano reprime y explota a los pueblos del mundo, se han sumado para disfrutar los antiguos "amigos" o admiradores del Che, "Arriba los pobres del mundo" dicen estos dirigentes. ¿Arriba de qué?

Para acabar con las diferencias sociales estos genios políticos convierten a todos en pobres, atacan a los ricos y les despojan de sus riquezas (con buena parte de las cuales necesariamente se quedan), una vez que todos seamos pobres: "Arriba los pobres del mundo" y ellos, pobrecilos, harán el sacrificio de seguirnos gobernando a perpetuidad.

El 9 de octubre de 1967 por la mañana el gobierno de Bolivia anunció que Ernesto Guevara había muerto en combate el día anterior. Simultáneamente llegaron el coronel Joaquín Zenteno Anaya y el agente de la CIA Félix Rodríguez. Poco después del mediodía el presidente Barrientos dio la orden de asesinar al Che Guevara. Existen dudas y versiones contradictorias sobre el grado de apoyo que la decisión tuvo por parte de Estados Unidos, pero lo cierto es que, tal como está registrado en el propio informe secreto de Félix Rodríguez, la CIA estaba presente en el lugar. Fue el agente Rodríguez quien recibió la orden de fusilar a Guevara y quien la transmitió a los oficiales bolivianos, así como fue él también quien le comunicó al Che Guevara que sería fusilado. Antes del fusilamiento Félix Rodríguez le interrogó y le sacó del aula para tomarle varias fotografías, las últimas en las que aparece con vida. El propio Rodríguez relata ese momento de este modo: Salí de la habitación, aquello estaba lleno de soldados afuera.

Me dirigí al Sargento Terán que sabía que estaba siendo de ejecutor de todo eso. Le dije, sargento hay instrucciones de su gobierno de eliminar al prisionero. Me puse la mano al nivel de la barbilla. No le tire de aquí para arriba, tírele de aquí para abajo pues se supone que este hombre haya muerto de heridas en combate. Sí mi capitán, sí mi capitán dijo. Eran aproximadamente la una de la tarde de Bolivia. De ahí entonces me retire al lugar avanzado donde yo había fotografiado el diario y a la una y diez aproximadamente escuche una ráfaga pequeña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios