7 sept. 2007

El paso del huracán Félix por Nicaragua:

Puerto Cabezas, Nicaragua. Reuters. El potente huracán Félix golpeó hoy las costas de Nicaragua, arrasando un pueblo entero con sus vientos y torrenciales lluvias que derribaban construcciones, árboles y todo lo que encontraban a su paso en la humilde zona pesquera del
Caribe.

Como una tormenta potencialmente catastrófica de categoría 5, la máxima en la escala Saffir Simpson, Félix tocó tierra a las 6 a.m. hora local muy cerca de Punta Gorda y al noroeste de Puerto Cabezas, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

"La situación está caótica, Puerto Cabezas está quedando totalmente destruida", dijo Antonio Joya, delegado del Gobierno de la zona en Defensa Civil. "Estoy seguro que va a ser un desastre total", agregó.

Los vientos cercanos a 260 kilómetros por hora castigaban pueblos pesqueros de casas humildes de madera, donde viven en su mayoría indígenas miskitos y la etina garifuna, cerca de la frontera con Honduras.

En Puerto Cabezas, la iglesia del pueblo ya se había derrumbado por los vientos y las lluvias, según reportes de las radios locales. Y hasta la Casa de Gobierno del municipio se desbarataba, de acuerdo con Joya.

Las ambulancias y los camiones de bomberos pasaban entre los postes de alumbrado público y cables regados por el suelo con sus sirenas imponiéndose sobre el ulular de los vientos. En las pocas escuelas improvisadas como refugios, miles de personas hacinadas descansaban en el piso. Otros pobladores, desafiando a los vientos, intentaban reforzar sus techos con piedras o clavando las láminas para que no se volaran.

En el mar, dos barcos pesqueros con 45 personas y un buque tanquero se encontraban extraviados al norte de Puerto Cabezas. "Y no podemos hacer nada", dijo el jefe del Sistema de Prevención de Desastres de Nicaragua, Ramón Arnesto, a una radio local.

Félix avanzaba a unos 26 kilómetros por hora tierra adentro y con esa trayectoria se esperaba que entrara en Honduras más tarde el martes pero ya debilitado.

Decenas de miles de pobladores y turistas fueron evacuados antes de la llegada de Félix en Honduras y Nicaragua, donde todavía se recuerda la devastadora tormenta Mitch que causó la muerte de miles de personas en 1998. El huracán amenazaba también a muchos pueblos pobres de Honduras y Guatemala que están en las colinas tierra adentro pero son muy vulnerables a los deslaves y las lluvias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios