19 sept. 2007

El fenómeno KAMUSI:


Nuestros amigos del FSLN no conocen la vergüenza, este nuevo "negocio" se suma a la larga cadena de abusos que vienen cometiendo desde que asumieron el Poder; el seguimiento, que le han dado los medios de comunicación al asunto, es el principal motivo por el cual Danielito trata de aplicarles el bozal... no conviene la libertad de prensa a estos degenerados. A continuación transcribo algunas noticias, tal cual han sido generadas por los medios en Nicaragua:

Noticia anteayer, 17 de septiembre del 2007:

Moisés Martínez
nacionales@laprensa.com.ni
Fianza probaría si hay dinero en el bote

La fianza de garantía que entregaría Kamusi Invesment S.A. a Enel en una eventual firma de un contrato, es la mejor forma de conocer finalmente cuál es la capacidad financiera real de esta empresa.

El semanario Confidencial publicó el pasado sábado que Kamusi Invesment S.A. fue inscrita en el Registro Comercial de Panamá el 25 de mayo pasado, en el tomo 2007, con un capital social de 10 mil dólares divididos en 100 acciones, con un valor nominal de cien dólares.

Especialistas en materia fiscal consultados por LA PRENSA comentaron que el capital social para la inscripción no necesariamente tiene que ser un monto alto, aunque la empresa tenga una enorme capacidad financiera.

Sin embargo, la fianza de garantía tiene que ser de un monto que oscile entre el cinco y el diez por ciento del monto total a invertir.

Kamusi Invesment S.A. tendría que invertir unos 100 millones de dólares para poner en operaciones su oferta energética.

Ya van dos

Ya son dos las empresas generadoras energéticas que no tienen respuesta del Gobierno a sus ofertas de instalar módulos de generación eléctrica rápidas para enfrentar la crisis: la Florida Power y ahora la Alstom Power, ambas de prestigio en el sector energético internacional.

El gobierno sandinista despreció una oferta de la empresa Alstom Power, de prestigio en el sector energético internacional, y prefirió negociar con la desconocida Kamusi Invesment S.A., pese a que esta presentó una opción aparentemente más desfavorable para los intereses de la nación.

Fuentes del sector eléctrico gubernamental vinculadas a las negociaciones revelaron que el presidente Daniel Ortega no respondió una oferta para instalar 60 megavatios que operarían en base a búnker fuel oil hecha por la Alstom Power, a la vez que iniciaba negociaciones con Kamusi Invesment S.A., de procedencia panameña, cuyo origen está lleno de claroscuros.

LA PRENSA llamó al móvil del presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel), Ernesto Martínez Tiffer, para conocer su reacción a estas informaciones. Se le dejó un mensaje en el buzón de voz expresando nuestro interés. Pero el funcionario no respondió.

PUNTOS DE LA OFERTA

Algunos de los detalles de la oferta de Alstom Power conocidos por LA PRENSA es que esta empresa ofrecía un precio de potencia fija de 28 dólares el kilovatio mes, con una vigencia de contratos de cinco años.

Luego de este período de tiempo, Alstom entregaría la operación de las plantas al Gobierno.

En caso que el Gobierno prefiriera que Alstom siguiera operando las plantas, esta empresa lo haría a cambio de un pago del Gobierno, pero se eximiría a este de continuar pagando la potencia fija.

KAMUSI INVESMENT S.A. SE FUE ARRIBA

El precio de la potencia fija ofertado por Alstom Power era alto en comparación con el promedio del mercado nacional (este oscila entre los 17 y 20 dólares el kilovatio mes), pero definitivamente más bajo que el ofertado por Kamusi.

Por razones desconocidas, el Gobierno decide hacer caso omiso a la oferta de Alstom, a la que incluso había hecho referencia el presidente Ortega poco después de la aprobación de la Ley de Emergencia Energética e inicia negociaciones con Kamusi, pese a que esta presentaba algunos detalles desfavorables en comparación con la oferta de Alstom.

Según las fuentes, Kamusi “fotocopia” la oferta de Alstom, pero establece que el pago de la potencia fija sería de 36 dólares y se mantendría por diez años y no cinco.

Luego de este tiempo, las plantas pasarían a manos del Gobierno. Pero, además de pretender amarrar por más tiempo el pago de la potencia fija, el precio de 36 dólares el kilovatio mes es un poco más de un ciento por ciento que el precio de potencia fija más bajo del mercado nacional en la actualidad, que es de 17 dólares.

Esto le hubiera significado a Kamusi, sólo en el pago de la potencia fija, ingresos por los 500 millones de dólares a lo largo de los diez años que tendría vigencia el contrato. Esto sin incluir el pago por la operación y generación de energía de las generadoras.

Kamusi tendría que invertir unos 100 millones de dólares para arrancar el negocio.

El otro detalle problemático de la oferta de Kamusi es que el tipo de plantas que operarían tienen una vida útil promedio de 13 años, lo que implica que cuando el Gobierno las recibiera luego de los diez años, ya prácticamente las máquinas habrían dado lo mejor de sus capacidades.

La potencia fija es un rubro que se le paga a cualquier generador energético por los períodos de tiempo que permanecen fuera de operaciones, hasta que son “llamados” a integrarse a la cadena de producción energética por el Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC).

El CNDC llama a integrarse a los generadores a medida que la demanda energética del país va en aumento a lo largo del día.

APROBACIÓN DE LA ASAMBLEA NACIONAL

Lo que la estatal Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel) pretendía con Kamusi Invesment S.A. era formar una sociedad mixta para operar en Nicaragua, acto para lo cual el Gobierno no tendría ningún impedimento, a menos que la Asamblea Nacional intervenga en el proceso de negociación.

Lino Hernández Trigueros, vicepresidente de la Contraloría General de la República, explicó que el ente fiscalizador decidió abstenerse de emitir una opinión sobre este proceso, porque determinaron que este no era contratación directa, sino una asociación de participación entre ambas empresas, figura que de acuerdo con el funcionario, no está regida por la Ley de Contrataciones del Estado.

El Contralor opinó que esta figura de asociación por participación entre Enel y Kamusi Invesment S.A. debería de ser aprobada por los diputados de la Asamblea Nacional por medio de una Ley de la República, aunque esto es algo que deberán determinar los parlamentarios y el gobierno del presidente Daniel Ortega.

“Mi opinión jurídica es que la entidad más acorde para revisar este contrato y aprobarlo es la Asamblea Nacional, porque estamos hablando de la creación de una especie de empresa mixta entre Enel y la empresa Kamusi para ofrecer energía en el país”, señaló.

LA SOLICITUD DE ERNESTO MARTÍNEZ

El 25 de junio pasado, Ernesto Martínez Tiffer, en su carácter de presidente ejecutivo de Enel, solicitó a la CGR la contratación de las plantas ofrecidas por Kamusi Invesment.

Hernández Trigueros comentó que el hecho que el ente fiscalizador haya determinado abstenerse de intervenir en el proceso, no implica que no se puedan llevar a cabo auditorías en caso de sospecharse irregularidades en el contrato


Noticia ayer, 18 de septiembre del 2007:


Moisés Martínez, Jorge Loáisiga y Mirna Velásquez Sevilla
nacionales@laprensa.com.ni
Cadin reconoce oferta, no mediación

La Cámara de la Industria Nicaragüense (Cadin) tomó distancia de una oferta para generar 150 megavatios de energía en Nicaragua, conocida en julio pasado.

Ayer Cadin emitió una nota de prensa en la que asegura que no han sido facilitadores entre Enel y la generadora de capital estadounidense Florida Power and Light.

El Gobierno sandinista nunca respondió al interés de esta empresa para instalar 150 megavatios, que fue dado a conocer públicamente por miembros de Cadin el 6 de julio pasado.

Los 150 megavatios serían generados con búnker desde una barcaza.

“El directorio de Cadin conoció del interés de la Florida Power, inquietud que se planeó transmitir a Unión Fenosa, situación que no se concretó”, reconoció Cadin en su comunicado.

Es confidencial

La cláusula 34 del borrador del contrato entre Kamusi y Enel establece mantener total reserva y confidencialidad sobre los términos del acuerdo y las informaciones que suministren recíprocamente o que lleguen a conocimiento de cualquiera de las partes por alguna razón. Enel es una empresa pública y por ley sus documentos lo son también.

La Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel) cedería a Kamusi Invesment S.A., todos los derechos derivados en sus contratos de generación, suministro y cobro de potencia fija de energía que tiene con la distribuidora eléctrica Unión Fenosa. LA PRENSA tiene en su poder el borrador del contrato que Enel y la empresa Kamusi Invesment S.A., firmarían para la instalación en el país de 120 megavatios a base a búnker fuel oil, que en su cláusula décimo cuarta establece la cesión de los derechos establecidos en los contratos entre la Generadora Central (Gecsa), parte de Enel, que tiene con Unión Fenosa, a Kamusi. Esto implica traspasar a un generador privado el manejo de los contratos de compra-venta de energía que tiene el Estado con la distribuidora eléctrica.

El Estado, dada la crisis de insuficiencia financiera que atraviesa Fenosa y en aras de evitar que se agudicen los racionamientos energéticos, es bastante flexible en su relación comercial con la transnacional española.

Sin embargo, se desconoce cuál sería la actitud de una empresa como Kamusi ante un eventual problema de liquidez que pudiera enfrentar la distribuidora eléctrica.

KAMUSI LO PUEDE CEDER A TERCEROS

El borrador del contrato también establece que Gecsa autoriza también a Kamusi que negocie por su cuenta la cesión del contrato de Fenosa con cualquier tercer agente que determine la empresa panameña.

El contrato de Kamusi se encuentra en Enel, pero las autoridades de esta instancia gubernamental han manejado su relación con la empresa de procedencia panameña con bastante secretismo, al punto que su presidente, Ernesto Martínez Tiffer, negó incluso que la conocía, cuando existe una solicitud firmada por él pidiendo autorización a la Contraloría General de la República para su entrada rápida en operación.

Buscamos nuevamente la versión de Enel sobre este asunto, esta vez por medio del vocero de esta empresa, Mario Mejía, quien dijo que consultaría con la presidencia de la entidad sobre nuestras inquietudes.

Llamamos en la tarde, siendo atendidos por una mujer que nos recordó que el Estado sólo trabaja hasta la una de la tarde. Contactamos a Mejía a su móvil, quien dijo que entregó la solicitud sobre nuestras consultas a Martínez Tiffer y que posiblemente hoy se podría conocer una respuesta del funcionario.

También buscamos una reacción de Unión Fenosa para conocer las posibles consecuencias que acarrearía para el Estado el hecho de ceder los contratos que éste tiene con la distribuidora eléctrica, a Kamusi, pero no hubo respuesta de parte de su Departamento de Comunicación.

¿QUÉ PASARÍA CON ARREGLOS DE PAGO?

Una fuente vinculada al sector energético confirmó que el principal problema que puede producirse con la cesión de esos derechos, sería con los arreglos de pago que se hacen con las facturas por consumo eléctrico de algunas instituciones del Estado.

Un ejemplo de esto fue lo ocurrido en marzo pasado entre Enacal, Hidrogesa y Fenosa.

Estas instancias llegaron a un acuerdo para amortizar deudas entre sí, con el fin de continuar sin problemas con sus operaciones.

El acuerdo fue que Fenosa le perdonó a Enacal una mora que superaba los 100 millones de córdobas. En su defecto, Hidrogesa, hidroeléctrica estatal que forma parte de Enel, le perdonaría ese mismo monto a Fenosa, en concepto de compras de energía no canceladas.

CONTADOR “SOCIO”

Mientras tanto, LA PRENSA logró establecer que los “accionistas” de Kamusi son el contador, el auxiliar de contabilidad y la secretaria de la firma de abogados que constituyó la sociedad. La firma de abogados es Infante & Pérez Almillano.

Gabriel Domínguez es quien figura como presidente de Kamusi, pero en realidad es el contador de la firma de abogados Infante & Pérez Almillano, según lo confirmó.

“Yo soy el contador, el otro muchacho trabaja aquí mismo en la contabilidad y Priscilla es la secretaria legal”, dijo vía telefónica Domínguez al ser consultado por LA PRENSA sobre su participación como socio o accionista en la sociedad panameña que pretende hacer negocios con el Estado de Nicaragua.

De acuerdo con datos del Registro Público de Panamá, publicados por el semanario Confidencial, los “suscriptores” de Kamusi son Gabriel Domínguez y Ramón Morales. Mientras los “directores” son Domínguez, Morales y Priscilla Labrador. Esta última también es la tesorera de la sociedad.

La escritura de constitución de la sociedad fue elaborada el 23 de mayo de 2007 y dos días después, el 25 de mayo, fue inscrita en el registro panameño.

Domínguez nos remitió con Ernestina Morales, quien dijo ser secretaria del despacho jurídico, pero ésta dijo que no podía brindar información de los verdaderos socios de la sociedad, si no existía una autorización expresa de éstos.

“Este tipo de información no se la puedo brindar. Es confidencial. Sólo se puede brindar con autorización de los socios”, expresó Morales.

Sin embargo, en Managua quien habría firmado el contrato de asociación comercial en participación, sería un ciudadano panameño de nombre Carlos Carrillo Gomila, en representación de Kamusi.

El borrador del contrato establece en su último artículo, que la validez, vigencia e interpretación de este acuerdo se regirá exclusivamente por las leyes de la República de Panamá.

Precisamente hace dos semanas el Gobierno detuvo un acuerdo para entregar el plantel Corinto Uno, a la Esso, que mantenía embargado, porque la transnacional exigía que se reconocieran leyes norteamericanas.

En aquella ocasión los funcionarios del Gobierno citaron razones de “soberanía” que parecen no aplicar en el caso de Kamusi.

SE CONFIRMA EXCESIVO COBRO DE POTENCIA

El contrato en nuestro poder confirma la revelación hecha por LA PRENSA ayer, referida a que el precio de la potencia fija establecido para Kamusi, supera en más de cien por ciento al precio más bajo vigente en el mercado energético nacional.

El precio que ofertaría Kamusi es de 36 dólares el kilovatio mes, cuando el promedio en el mercado nacional oscila entre los 17 y 20 dólares el kilovatio mes.

Esto le significaría a Kamusi, sólo en el pago de la potencia fija, ingresos por los 500 millones de dólares a lo largo de los diez años que tendría vigencia el contrato.

Esto sin incluir el pago por la operación y generación de energía de estas generadoras.

El contrato también confirma que luego de diez años de operar en Nicaragua, Kamusi entregaría las plantas, sin costo alguno, a Enel.

El detalle en este aspecto es que este tipo de plantas tiene una vida útil promedio de 13 años, lo que implica que cuando el Gobierno las recibiera luego de los diez años, ya prácticamente las máquinas habrían dado lo mejor de sus capacidades.

La potencia fija es un rubro que se le paga a cualquier generador energético por los períodos de tiempo que permanecen fuera de operaciones, hasta que son “llamados” a integrarse a la cadena de producción energética por el Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC).

El CNDC llama a integrarse a los generadores a medida que la demanda energética del país va en aumento a lo largo del día.

PGR “EN LA JUGADA”

La carta enviada a los contralores por el presidente ejecutivo de Enel, Ernesto José Martínez Tiffer, en la cual solicita su aprobación para suscribir el contrato con Kamusi, adjunta un dictamen legal emitido por la Procuraduría General de la República (PGR) en el cual esa institución da sus consideraciones sobre la procedencia de la forma de “contratación de asociación en participación”.

La resolución de la PGR fue dictada por solicitud del Ministerio de Energía y Minas, cuyo titular es Emilio Rappaccioli.

LA PRENSA logró comunicarse con el procurador Hernán Estrada, pero él dijo que no podía responder a la consulta y prometió que el viernes próximo brindará una conferencia para hablar sobre varios temas.

Martínez Tiffer en su intento por convencer a los contralores enumera varios puntos que denominó “ventajas” de la “asociación en participación”.

La más extraña es que la compañía Kamusi Invesment S.A., no exige un aval del Estado de Nicaragua para su inversión.

Destaca, además, que el precio de venta del megavatio hora es de 125.00 dólares, precio que está por debajo del que ofrece el mercado regional (140-220 dólares) y “mucho más barato de lo que nos cuesta generar con diesel en las unidades Las Brisas 1 y 2 (220 dólares) y que las Hugo Chávez (160- 170 dólares el megavatio hora).

El funcionario calificó la contratación de “suma urgencia” en la que median “razones de seguridad e interés público”, para solicitar en junio pasado al Consejo Superior de la CGR su autorización para prescindir del procedimiento ordinario y proceder a suscribir el contrato directamente con la empresa Kamusi.

“El tiempo en que estas plantas estarían generando es de ocho meses. Hoy no existe una mejor oferta en el mercado”, cita la carta.

Sin embargo, ayer LA PRENSA reveló que el Gobierno sandinista no respondió a una oferta hecha por el reconocido consorcio Alstom Power, que era más favorable que la hecha por Kamusi.

Los contralores rechazaron la petición, según una carta enviada a Martínez Tiffer el 6 de julio de 2007, basados en que la CGR no tiene facultades para aprobar un contrato de este tipo por ser un acto de naturaleza mercantil y no de adquisición de bienes y/o servicios.



Noticia hoy, 19 de septiembre del 2007:

Moisés Martínez, Jorge Loáisiga Mayorga y Eduardo Cruz Sánchez
nacionales@laprensa.com.ni
Dictamen de PGR

El dictamen legal emitido por la Procuraduría General de la República, a solicitud del Ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, fue hecho en base a la Ley de Disposiciones de Bienes del Estado y Entes Reguladores de los Servicios Públicos.

En la resolución la Procuraduría da su aprobación para que la empresa Generadora Eléctrica Central, Sociedad Anónima (GECSA), pueda suscribir un contrato de asociación comercial entre una empresa de origen panameño, previa autorización del Ministerio de Energía y Minas. Establece que el contrato debe estar basado en el Código de Comercio por la naturaleza mercantil de GECSA.

De esta forma, el procurador Estrada respondió a una consulta realizada por Rappaccioli. El informe de la PGR señala que la consulta fue hecha para la realización de un contrato de asociación comercial, o por participación. La PGR establece que no debe violar la Ley de Disposiciones de Bienes del Estado.

Mirna velásquez sevilla
En buenas y malas

La asociación en participación es un tipo de contrato mercantil por medio del cual una persona denominada asociado otorga dinero, bienes o servicios, a otra denominada asociante, para la realización de un negocio, a cambio de que este le participe en las utilidades o pérdidas.

Kamusi Invesment S. A. se comprometió con la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel) a colocar maquinaria por el valor de 112 millones de dólares para el suministro de 120 megavatios de energía, la que adquiriría con la Alstom Power Rentals, la misma empresa a la que el gobierno sandinista despreció una oferta mejor que la que está negociando con la misteriosa empresa panameña.

El borrador del contrato Enel-Kamusi en nuestro poder establece en su cláusula nueve que ambas empresas dan constancia de que los equipos de la empresa panameña, necesarios para la generación de los 120 megavatios, tendrían un valor de 112 millones de dólares.

Fuentes del Gobierno que conocen estas negociaciones comentaron que hasta la fecha no se sabe si Kamusi ya llegó a un arreglo con la Alstom Power Rentals para la adquisición de los equipos.

De acuerdo con la información consultada por LA PRENSA en Panamá, la adquisición de los equipos por parte de Kamusi no se habría concretado debido a que estos no han mostrado tener la capacidad financiera necesaria para asumir una compra de tal magnitud.

Quisimos confirmar oficialmente con la Alstom Power Rentals y contactamos en Panamá la oficina de José Luis Saiz, gerente general de Generación de Energía de Alstom.

Sin embargo, su asistente nos informó que Saiz no haría comentarios sobre esta polémica, alegando que él es funcionario de Alstom y que la que estaría negociando con Kamusi es la Alstom Power Rentals.

El hermetismo mostrado por Enel no ha permitido conocer por qué motivo el gobierno sandinista prefiere negociar con Kamusi, que le compraría los equipos a Alstom Power Rentals, teniendo la oportunidad de negociar directamente con esta última.

Kamusi: “Aclararemos”

El abogado de la sociedad panameña Kamusi Invesment S.A., Carlos Carrillo Gomila, confirmó a LA PRENSA vía telefónica desde Panamá, que los socios de esa compañía, a los cuales no identificó, continúan interesados en hacer negocios con el Gobierno de Nicaragua, pese al escándalo que ha desatado la oscuridad del contrato y el anonimato de los socios de Kamusi.

Kamusi y la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel) negocian un contrato de asociación en participación, mediante el cual Kamusi entregaría varias plantas para producir 120 megavatios de energía, y Enel pondría ciertos bienes estatales y compartirían las ganancias que se produzcan.

El contrato tendría una vigencia de diez años y no siete como erróneamente señalan otras versiones periodísticas, ofreciendo un precio de potencia fija de 36 dólares el kilovatio mes, el precio más caro en el mercado energético nacional, cuyo promedio oscila entre los 17 y 20 dólares el kilovatio mes.

Esto representaría para Kamusi ingresos de casi 500 millones de dólares durante los diez años que tendría vigencia el contrato, sin incluir lo que recibirían por el suministro de energía, cuya producción es en base a búnker fuel oil, un derivado directo del petróleo.

SIGUE INTERESADA

“Yo no tengo información de la empresa que haya suspendido o dejado de tener interés en la contratación”, aseguró el abogado panameño que asesora a Kamusi en la negociación de un contrato de asociación en participación con Enel.

“Hasta donde entiendo, la empresa sigue con interés de la contratación, siempre y cuando sea conveniente para los intereses corporativos”, agregó Carrillo quien tiene su despacho en una céntrica zona de Ciudad Panamá.

Carrillo, quien ha estado presente en varias reuniones en Managua con personeros de Enel y los socios de Kamusi, para la redacción del contrato de asociación en participación, también dijo que no podía revelar el nombre de los socios de la compañía y que estos emitirían un comunicado al final de esta semana en donde “aclararán todo”.

“Tengo entendido, yo hablé con mis clientes, y tengo entendido que se van a pronunciar esta semana y van a mandar un comunicado en referencia a esas publicaciones que han salido, yo no las conozco, sin embargo, sí esta mañana (ayer) me han confirmado que había que hacer algunas aclaraciones y creo que la empresa lo va a hacer en el transcurso de los próximos días”, sostuvo Carrillo.

“Ya esta mañana (ayer) me llamaron y tengo las reuniones mañana, y lo más probable es que entre mañana (hoy) y el viernes saquen ese comunicado”, agregó el jurista panameño.

Señaló que él es el abogado que estaba revisando la parte jurídica, el contrato y la operación, los datos técnicos del proyecto, los costos, entre otros aspectos, y que serán los técnicos Kamusi quienes aclaren todo en el comunicado “y ya formalmente ustedes van a tener esa información para aclarar la posición de la empresa”, precisó Carrillo, quien en todo momento se mostró evasivo en dar a conocer el nombre de los verdaderos socios de Kamusi.

De acuerdo con datos del Registro Público de Panamá, los “suscriptores” de Kamusi son Gabriel Domínguez y Ramón Morales. Mientras los “directores” son Domínguez, Morales y Priscilla Labrador. Esta última también es tesorera de la sociedad.

Domínguez y Morales son los contadores de la firma de abogados que constituyó la sociedad y Labrador es la secretaria del mismo despacho jurídico. La firma de abogados es Infante & Pérez Almillano.

La escritura de constitución de la sociedad fue elaborada el 23 de mayo de 2007 y dos días después, el 25 de mayo, fue inscrita en el Registro panameño.

CRONOGRAMA DE INSTALACIÓN

El cronograma de instalación y operación de la maquinaria para generar los 120 megavatios de acuerdo con el borrador del contrato es el siguiente: los 20 primeros instalados y en condiciones de operar en 150 días a partir de la entrada en vigencia del acuerdo.

Un segundo bloque de 20 megavatios instalado y listo para operar 180 días después de la firma del contrato.

El tercer bloque de 20 megavatios estaría totalmente instalado y en operaciones 210 días después de la firma. Finalmente el cuarto bloque, este de 60 megavatios, estaría instalado y operando 270 días luego de la firma.

Kamusi se compromete a ser responsable de que sus operaciones de generación funcionen a un mínimo del 85 por ciento de la capacidad total comprometida.

Para tales efectos, Kamusi cedería las garantías de la fábrica Alstom a favor de la Generadora Eléctrica Central S.A. (GECSA), que forma parte de Enel.

FENOSA TOMA DISTANCIA

La distribuidora eléctrica Unión Fenosa, por medio de su portavoz Jorge Katín, informó ayer que la transnacional no se pronunciaría sobre algunos de los puntos establecidos en el contrato que le conciernen, hasta no tener una copia del documento.

Ayer LA PRENSA reveló que el contrato con Kamusi establece la cesión de todos los contratos de suministro de energía que Enel tiene con Unión Fenosa. A la vez, Kamusi tiene la facultad de ceder estos contratos a cualquier tercero que determinen.

Por su parte, las autoridades de Enel siguen sin pronunciarse acerca de toda la polémica que ha rodeado a Kamusi y por qué razones prefirieron la oferta de esa empresa en vez de la que le hizo la Alstom Power Rentals.

PROCURADOR NI SABÍA CÓMO SE LLAMABAN

El Procurador General de la República, Hernán Estrada, explicó que fue consultado por el Ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, sobre si se podía hacer una asociación comercial entre la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel) y una empresa privada generadora de energía, de origen panameño, con el objetivo de aliviar la crisis energética, pero no le especificaron siquiera que se llamaba Kamusi.

“Cuando yo recibo esto (solicitud de consulta legal) no se sabía cuál es la empresa. A mí lo que me preguntan es si se puede hacer un contrato de asociación comercial. Que hay un deseo de hacer un contrato de asociación comercial, con una empresa que está interesada en producir energía para paliar el problema”, indicó el procurador Estrada.

El funcionario agregó que dio el visto bueno a la negociación porque la misma no contraviene las leyes vigentes del país.

El escrito que recibió el Procurador indica que la empresa Generadora Eléctrica Central Sociedad Anónima (GECSA), perteneciente a Enel, pretendía suscribir contrato de asociación comercial, denominada también asociación en participación con una empresa de origen panameño, con el objeto de mejorar la capacidad de generación energética, pero no describe a la empresa privada.

GECSA estaría sujeta a garantizar todo lo relacionado con la facturación derivada de la energía a producirse, según revela el mismo escrito, y a proporcionar locales de instalación donde funcionarían las plantas de generación de Kamusi.

“Determinar si la empresa. En primer lugar si alguien te está ofreciendo y vos no vas a poner nada, ¿qué es lo que estás arriesgando?, lo que te está diciendo es dame el terreno nada más. Cómo estamos haciendo el esfuerzo de resolver el problema. ¿Si lo resuelves es malo que lo haga Daniel Ortega? Si lo hace Bolaños es bueno”, finalizó el procurador Estrada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios