22 sept. 2007

Carlos Mejía Godoy:

Este gran músico nicaragüense ha sido reconocido mundialmente como uno de los mejores compositores y compiladores de la música regional nicaragüense, sus canciones han recorrido el mundo en voces de artistas de la talla de "Lucha Villa", incluso el grupo "Timbiriche" ha sacado una versión de "Son tus perjúmenes mujer", la siguiente biografía es extraída de la Wikipedia, vale la pena agregar que el festival OTI 1977 lo ganó la canción "Quincho Barrilete" de Carlos Mejía Godoy, interpretada por Eduardo "Guayo González" y que tuvo una segunda participación en ese festival para el año de 1981, aunque no ganó algún puesto (por razones poplíticas de la época) el público detuvo el curso del festival para ovacionar por casi 20 minutos la participación nicaragüense con el tema "La niña de los ojos color avellana".
Carlos Mejía Godoy (1943 - ), músico, compositor y cantautor de musica folk.

Nació en Somoto, departamento de Madriz (Nicaragua), el 27 de junio de 1943. Hijo de Carlos Mejía Fajardo, músico popular, constructor de marimbas y de María Elsa Godoy, maestra de escuela y artesana de pan. Su hermano Luis Enrique Mejía Godoy, tres años menor que él, es también un renombrado músico.

Es uno de los más importantes compositores e interpretes nicaragüenses. Participó activamente en el período de gobierno sandinista (1979 - 1990). Su obra, de contenido altamente social, es muy importante en la historia de la música de Nicaragua y de toda la desarrollada en español.

Los comienzos

En la década de los años 60 (del sigloXX) comienza a destacar con su obra "Alforja Campesina" que fue interpretada por el grupo "Los Madrigales". Son de esos años las canciones de contenido social por la que se apuntaba ya su simpatía por el movimiento revolucionario del FSLN y su integración en el movimiento estudiantil de la Universidad. Canciones como "desde Siuna con Amor", "Muchacha del F.S.L.N.", "La Tumba del Guerrillero" son de esa época. Junto con el grupo "Los Bisturices Armónicos" se dedica a la investigación y estudio del folclor nicaragüense recogiendo y divulgando viejas canciones campesinas.

Antes del 19 de julio

A finales de los '60, incorporado en Radio Coporación, compuso "Chinto jiñocuago" y creó el personaje de Corporito, que como él mismo lo describe en 1993:

"Cantaba todos los días una parodia, cambiando las letras a las canciones conocidas y adaptándola a algún problema político y social"

y reconoce que le permitió descubrirse como comunicador.

En los siguientes años crearía cantos que lo identificaban con el pueblo y sus esperanzas, canciones como "Terencio Acahualinca", "Panchito Escombros", "Clodomiro el ñajo", "María de los guardias" que tendrían gran éxito en todo el país y en el extranjero.

Fundó, después del terrible terremoto del 72, el "Taller de Sonido Popular" junto con Humberto Quintanilla, Milcíades Herrera, Enrique Duarte, Silvio Linarte y Pablo Martínez Téllez (El Guadalupano) y se integró en el grupo "Gradas". Como integrante de las "Brigada de Salvación del Canto Nacional" siguió la senda del rescate de muchas piezas folclóricas.

Ya con el grupo "Los de Palacagüina" paso una amplia temporada en España donde hizo de embajador de la lucha de Nicaragua por su libertad dando a conocer y extendiendo las canciones pupolares nicas por la antigua metrópolis obteniendo 3 discos de oro (con "EL Son nuestro de Cada Día") y participando en el festival de la OTI que se celebró en 1977 en Madrid.

Su relación activa con el Frente Sandinista de Liberación Nacional se evidencia en la composición de muchas canciones para la organización revolucionaria, su himno, Himno a la Unidad Sandinista, es muestra de ello.

Durante el gobierno Sandinista

Sergio Ramírez decía en 1982

Yo no sé cuánto debe la Revolución a las canciones de Carlos Mejía Godoy, que lograron organizar un sentimiento colectivo del pueblo, extrayendo sus temas y sus acordes de lo más hondo de nuestras raíces y preparando ese sentimiento para la lucha.

Y si ello fue decisivo en el período de lucha, también lo fue en el período de gobierno, donde Carlos fue el dinamizador cultural de la Nicaragua rojinegra, con una aportación importantísima que sumada a otros músicos e intelectuales lograron un movimiento cultural sin parangón en la historia del país Centroamericano.

De esta época son sus canciones para la Cruzada Nacional de Alfabetización y el "canto épico al FSLN" y junto con Los de Palacagüina, "Monimbó". Canciones como "Alforja Campesina", "María de los Guardias", "El Cristo de Palacagüina", "Nicaragua Nicaragüita", "La Viejita de Mozambique", "Panchito Escombros", "La Tula Cuecho" o la "Leona de Tiempo Completo" marcarían una época.

Después de 1990

En 1992, Carlos presenta su obra musical "Los Cantos de Cifar", inspirada en los poemas del escritor fallecido, Pablo Antonio Cuadra.

En 1996 con el programa "El Clan de la Picardía" que emite Canal Dos y tiene difusión vía satélite a Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico recibe el premio La Ceiba de Oro. En el 2001, musicalizó el poema de Carlos Martínez Rivas "El Paraíso Recobrado".

En 1993 funda con sus hermanos Luis Enrique y Chico y otros amigos el primer café concierto de Nicaragua LA BUENA NOTA que se convirtió en un importante centro de la música nicaragüense. Allí trbajaría hasta mediados de 1998

En 1997 los hermanos Mejía Godoy crean la FUNDACIÓN MEJIA GODOY, fundación sin ánimo de lucro para el desarrollo cultural desde donde realizan acciones de todo tipo, conciertos, grabaciones, programas de salud y antidroga, lucha contra el SIDA... Hijo de esta fundación es otro proyecto muy querido por la familia Mejía... La casona de los Mejía Godoy que es un importante centro del arte y cultura nicaragüense y un lugar de interés turístico.

En 2006 se presenta por el Movimiento Renovador Sandinista como candidato a la vicepresidencia de Nicaragua, acompañando al candidato a la presidencia Edmundo Jarquín, cuyo lema de campaña es "Yo soy el feo, señores. El feo que quiere una Nicaragua linda" y "Feo sí, pero no ladrón".

Cómo lo describen

Julio Valle-Castillo en su libro Serie de los Juglares (ediciones Júcar) lo describe así;

Carlos Mejía Godoy no le canta al pueblo. El pueblo canta en él y por él y con él. La voz popular. Voz y canto del pueblo. Carlos es un erótico del habla nicaragüense. Aún cuando canta, cuando "palabreya" sus textos, se advierte una delectación en su pronunciación y ya no digamos en la letra misma de sus canciones. Esas letras son verdaderos poemas. Magníficos poemas amorosos, sociales y políticos. Y acaso, la mejor poesía libertaria -orgiástica en su creación- que han escrito los jóvenes en la última década nicaragüense. Estas letras o poemas están en metros menores, octosilabos quizás, llenos de dimes y diretes, retahilas, apodos, nombres propios, diminutivos: todo un coito verbal.

El 13 de diciembre de 1993 se le rindió un homenaje en el Centro Cultural de Managua en conmemoración de sus 30 años de vida artística.

En 1999 tanto Carlos como su hermano Luis fueron nombrados por la Universidad nacional Agraria doctores Honoris Causa en desarrollo rural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario sobre este tema:

Últimos comentarios